martes, 5 de abril de 2011

Managing Marketing Processes

La asignatura Managing Marketing Processes fue la primera "business 100%", donde los conocimientos adquiridos en una ingeniería (cálculo, etc) no son tan útiles. Contrariamente a lo que mucha gente pueda pensar, el márketing no se limita a la publicidad ni a las relaciones públicas; el márketing cubre prácticamente todas las áreas que estudian cómo hacer que tu empresa venda más y mejor. En resumen: hay mas substancia de lo que parece.

En este curso aprendimos a utilizar diversos modelos para analizar la competitividad propia y la influencia de todo lo que rodea a la empresa en sus resultados presentes y futuros. Modelos como PESTEL o Porter's 5 Forces pasarían a formar parte de nuestro vocabulario. Algo de agradecer en la asignatura es que se intentara utilizar casos para hacer que el aprendizaje fuera más práctico, porque el secreto de estos modelos no consiste en conocerlos, sino en aplicarlos correctamente. Esta parte más estratégica del márketing requiere un análisis concienzudo de diversas variables para poder asesorar con exactitud qué dirección debe tomar una empresa. El examen final, diseñar la estrategia de márketing para una empresa que compite en un sector muy complejo, fue un buen colofón para el curso. Sin duda aprendimos lo útiles que son los casos prácticos elaborados por la Harvard Business School.

Algo que no me gustó de la asignatura fue el abuso del Power Point por parte del profesor. Las presentaciones pueden ser una herramienta muy útil para transmitir un mensaje, pero también pueden convertir una asignatura en un tostón. En esta ocasión, las presentaciones hicieron la asignatura casi infumable: 70 "slides" por día son demasiadas, y denotan o falta de preparación por parte del profesor o escasa capacidad de síntesis. Hoy en día es una enfermedad que se está extendiendo cada vez más entre el profesorado, no sólo a nivel universitario sino también en los colegios. Adaptarse a las nuevas tecnologías es positivo, pero dejar el Power Point en manos de novatos es más peligroso que poner a un mono a jugar con dinamita.

Lo que sí aprendí en esta asignatura es cómo utilizar todos los recursos de la librería de la Stockholm School of Economics. Puede parecer una tontería, pero ser capaz de buscar (y encontrar) referencias en bases de datos online y saber cómo manejar el programa para exportar las referencias en estilo Harvard directamente al documento de Word puede reducir el tiempo que se tarda en terminar un trabajo a la mitad.

En definitiva, la asignatura de Márketing fue una buena introducción a la parte más abstracta de la carrera, donde las matemáticas no son tan importantes. La pega: el profesor tendría que haber estado un poco más a la altura. Al final obtuve una A en el examen final y una B en el global de la asignatura. No está mal, aunque el resultado fue bastante inesperado, por corto.

1 comentario:

  1. Gracias, como siempre, por el post. Muy interesante ;)

    ResponderEliminar