lunes, 1 de noviembre de 2010

Los dos primeros exámenes!

Como no podía ser de otra manera, después de las tres semanas de clase tocaba prepararse para los primeros exámenes. Al contrario que en otros países (y siguiendo la línea de Bolonia) la nota del examen final no representa el 100% de la nota final de la asignatura. El máster está diseñado de modo que un 20%  de la nota de todas las asignaturas del primer año dependerá de un examen estilo selectividad que tiene lugar en abril, casi al final del segundo semestre. El 80% restante depende del tipo de asignatura y de lo que quieran los profesores. En los casos de Accounting y Micro, un 10% (del 100%) dependía de un Live Case que realizaríamos al terminar las cuatro primeras asignaturas, a mediados de noviembre. El resto, prácticamente el examen.
Aunque los exámenes vienen a ser sólo el 65% de la nota final, es obligatorio aprobarlos para "pasar" de curso y poder realizar el examen de abril, así que cuentan un poco más de lo que parece. De cualquier modo, estas asignaturas no son de lo más complicado que un ingeniero se puede echar a la cara. Eso sí, mis compañeros con un background en political sciences, sociology, etc estaban un poco más acojonadillos.
El examen de Accounting fue el primero, y fue difícil dentro de lo que me esperaba. Lo bueno de Suecia es que aquí sí que te examinan de lo que das en clase y no de cualquier paja mental que se le ocurra al profe ingenioso de turno. Vamos, que a pesar de tener que estar las 4 horas que duraba el examen escribiendo sin parar, no sólo era aprobable sino que era asequible hasta subir de un 8 (cosa que finalmente hice, rondando un 8.75). NPVs por aquí, WACC por allá, Balance sheets, Income Statements, Cash Flow Statements... y números! Easy peasy!
En cuanto a Micro, fue hasta sencillo. La parte de Game Theory si te gusta es pan comido, porque es de esos temas a los que puedes sacarle mucho jugo y que te pueden enganchar. Vamos, que esa parte del examen la bordé. El resto, curvas de Supply y Demand, monopolios, oligopolios, perfect competition... suponía prestar algo más de atención, y sobre todo sacar a pasear la regla porque esa parte del examen era muy gráfica y cuanto más rectas fueran las líneas, mejor. A pesar de resultar relativamente sencillo, había que tener cuidado con algunas preguntas con truco. Por ejemplo, una pregunta hacía referencia al Vasa, el buque insignia que se hundió a escasos metros del puerto porque al rey se le puso en las narices botarlo sabiendo que en los test de flotabilidad había suspendido a lo grande. La pregunta estaba formulada considerando el barco como una inversión, y preguntando si era rentable usarlo después de haberlo construído, aun sabiendo que la probabilidad de que se fuera a pique era elevada. La respuesta evidente era sí, porque todo eran ya sunk costs, pero había truco, y la respuesta buena es que había que considerar los opportunity costs, y si salir a navegar era rentable o no (considerando lo que habría que invertir en carga, pasajeros, etc). Total, un examen casi perfecto con un 9.5. Nada mal!
En cuanto a la vida no académica, más de lo mismo: todos los jueves los estudiantes de SSE teníamos entrada gratis en Sturecompagniert, y se iba siempre que se podía (que luego los viernes toca madrugar), los viernes y sábados a salir por diversos sitios por Stureplan y Ostermalm, y los días de diario al gimnasio antes de ir a clase y a correr media horita por las tardes. Como dicen por ahí "Mens sana in corpore sano".
En el siguiente post (ahora sí que sí) las siguientes asignaturas: Managing Marketing Processes y Managing the Organization.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada